© 2019 by "The3rdResearch"

Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos

November 26, 2017

El VI Foro sobre Empresas y Derechos Humanos tendrá lugar durante los siguientes 3 días en Ginebra, Suiza. Como participante académico en el Foro gracias al apoyo de la Universidad Metropolitana de Londres, tendré la oportunidad de obtener una visión global desde dentro del debate. Dado que todas las partes interesadas participarán, el 6 ° Foro ofrece un lugar único para las discusiones sobre el camino a seguir. Se espera que participen más de 2.200 personas: representantes de los estados, diferentes sectores de la sociedad civil, ONGs, asociaciones de víctimas, abogados, académicos, organizaciones empresariales y representantes, organizaciones consultoras, entre otros. Se puede echar un vistazo a los participantes y seguir algunos de los paneles del Foro en línea aquí.

 

Este breve informe busca empoderar al lector con un conocimiento claro del papel ejercido por los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos en la existencia de este Foro. El documento de "Los Principios de Ruggie", como se los conoce comúnmente debido al nombre del autor, Dr. John G. Ruggie, es actualmente la herramienta más importante dentro de la Comunidad de Empresas y Derechos Humanos. No solo porque distribuye las responsabilidades entre los principales actores, es decir, los estados y las empresas, sino que este documento fue el primer texto normativo que los gobiernos no negociaron por sí mismos y, sin embargo, fue respaldado por unanimidad por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Este último consenso es muy importante. Aunque el respaldo de los Principios de Ruggie en 2011 no es la solución de los problemas, este documento representa el "fin del principio" (Ruggie, 2014).

 


Este documento se basa en uno anterior de 2008: 'Proteger, respetar y remediar en el marco para las empresas y los derechos humanos'. En el cual se detalla el marco de responsabilidad que los actores aceptan cuando hablamos de derechos humanos y empresas. Aunque no vamos a entrar en detalles, es importante entender que los Principios Rectores sobre Negocios y Derechos Humanos son el resultado de un desarrollo operacional de este Marco.

 

Los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos se basan en tres pilares:

 

(I) Responsabilidad de proteger: el primer pilar desarrolla el papel del estado como protector de los derechos humanos frente a los abusos de agentes terceros. Con agentes terceros se incluyen a las corporaciones. Este rol protector se ejerce a través de la supervisión y promoción de los derechos humanos [PG6]; a través de una medición eficiente y asesoramiento empresarial [PG3c]; y mediante acciones especiales para empresas administradas por Gobiernos [PG4] o que operan en zonas de conflicto [PG7]. Simultáneamente, los estados mantienen sus derechos humanos regidos en otros tratados internacionales [PG5] y deben asegurarse de que las actividades comerciales derivadas de los departamentos gubernamentales sean conscientes de sus deberes de derechos humanos [PG8] (Ruggie, 2014).

 

(II) Responsabilidad de respetar: El segundo pilar está formado por 14 de los 34 principios en su totalidad. Este pilar aborda la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos. Primero, estos principios requieren compromiso político de las corporaciones; segundo, se requiere un proceso de diligencia debida para identificar, prevenir, mitigar y contabilizar los impactos en los derechos humanos con, dentro o debido, a la actividad derivada de la compañía; finalmente, las empresas deben desarrollar medidas para reparar las consecuencias negativas en situaciones en las que están involucradas (Ruggie, 2014). Además, las personas y la comunidad afectadas por las actividades comerciales deberían tomarse en consideración.

 

(III) Acceso a la reparación: el tercer pilar se basa en la necesidad de proporcionar un acceso efectivo a recursos judiciales y no judiciales para las víctimas de abusos contra los derechos humanos relacionados con una actividad comercial. Esos mecanismos deben ser legítimos, accesibles, predecibles, equitativos, transparentes y compatibles con los derechos, basados ​​en el diálogo y sostenidos en un aprendizaje común (Ruggie, 2014). La integración de esos principios en las prácticas comerciales, en los proveedores y en los socios es crucial para evitar conflictos entre departamentos.

 

Hoy podemos hablar de la existencia del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos (UNWG) gracias al trabajo realizado por el Dr. John G. Ruggie durante su etapa como Representante Especial del Secretario General sobre la cuestión de los derechos humanos y las cuestiones transnacionales, corporaciones y otras empresas comerciales. El grupo de las Naciones Unidas promueve "la difusión e implementación efectiva e integral de los Principios Rectores" (Baughen, 2015). Cualquiera puede acceder a sus informes públicos disponibles en Internet.

 

Además, el grupo de trabajo organiza este foro una vez al año. Pero su éxito no depende solo de ellos, sino de la predisposición al debate y al análisis que tienen los participantes. Sumado a nuestro poder de convicción sobre aquellos que aún no participan en el debate, y así formar parte y encontrar su propio espacio para la acción.

 

 

Referencias

 

Baughen, S. (2015) Human Rights and Corporate Wrongs: Closing the Governance Gap. Edward Elgar Publishing.

 

Ruggie, J.G. (2014) ¿Solamente Negocio? Multinacionales y derechos humanos (Just Business? Multinationals and Human Rights). Icaria Editorial. Barcelona.

 

 

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload